Buscar
  • Marian

ESTRÉS Y PRODUCTIVIDAD

El estrés es nuestro mayor enemigo y tiene una relación muy directa con la gestión del tiempo.

Vivimos en un mundo que nos exige rapidez constante, realizar una tarea tras otra, ocupar cualquier hueco libre que tenemos realizando cualquier nueva actividad que se nos ocurra porque pensamos que no hacer nada es perder el tiempo.

Estamos desbordados, tenemos una sensación constante de no llegar a todo lo que queremos.

Cuantas más metas tenemos, menos tiempo para lograrlas, más ansiedad acumulamos y entonces se produce el estrés.

El estrés es un mal compañero de viaje, tiene un gran impacto negativo sobre nuestra vida y tiene una gran repercusión en nuestra salud. Dormimos mal, tenemos problemas musculares, problemas digestivos y un largo etcétera.

Es cierto que el estrés no nos afecta a todos por igual, hay personas que saben gestionar ese estrés. Como decía Lou Holtz “No es la carga lo que te rompe, es la forma en que la llevas”.

En pequeñas dosis el estrés puede ser positivo, nos ayuda a evitar el peligro o cumplir con una fecha límite, nos puede ayudar a ser creativos, a afrontar y superar algunas situaciones difíciles… Pero, cuando el estrés es muy intenso o dura mucho tiempo, puede dañar nuestra salud, es muy probable que cause problemas físicos y psicológicos, transformándose en un estrés crónico o ansiedad.

En ninguna faceta de nuestra vida los extremos son buenos, y el estrés no iba a ser menos. Tanto si hablamos de un nivel bajo de estrés como de uno elevado, nuestro rendimiento caerá en picado. Debemos tener el punto justo de estrés para que el nivel de productividad sea máximo.

Un nivel bajo de estrés nos producirá una relajación excesiva que impedirá que nuestro rendimiento sea óptimo, en resumen, nos aburriremos, pero, si acumulamos mucho estrés, llegaremos al síndrome del trabajador quemado (burnout) y nos volveremos ineficientes e improductivos.

Por eso es fundamental que identifiques cuál es tu punto óptimo de estrés para poder encontrar tu nivel óptimo de rendimiento.



¿Cómo puedes descubrir cuál es tu nivel óptimo de estrés? Como muchas cosas en nuestra vida, es necesario experimentar varias situaciones para encontrar la respuesta correcta, ensayo y error.

Observa, cuando hagas una tarea, el nivel de estrés que tienes en ese momento y cuáles son los resultados de tu trabajo. Ve observando hasta que consigas identificar tu nivel óptimo de estrés.

A partir de ahí, podrás ir reduciendo o aumentando el nivel de estrés según las necesidades del momento.

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo